El nacimiento de Sankhachuda

.

Capítulo tres: El nacimiento de Sankhachuda 


El sabio Kasyapa era el hijo del prajapati (suegro) Marici y nieto del Señor Brahma, y era muy erudito. Daksa, otro prajapati, le dio sus trece hijas en matrimonio. Una de las esposas de Kasyapa Muni era conocida como Danu. Ella era muy atractiva y casta, y Kasyapa le cuidó con su amor y devoción. Danu tuvo muchos hijos poderosos, uno de ellos era Vipracitti, que era excelentemente poderoso y valiente. Su hijo Dambha era auto controlado y un gran devoto del Señor Visnu. Pero él no pudo engendrar un hijo, entonces se puso ansioso. Sin embargo, para mejorar la situación, él fue al bosque Puskara y ejecutó severas austeridades por cien mil años. Allá, sentado en una postura correcta y pronunciando el mantra de Krsna, él cantó japa.

 

Mientras practicaba, una refulgencia intolerable salió de la cabeza de Dambha y se esparció por todos los lados. Era tan caliente que todos los semidioses, sabios y Manus fueron quemados. Por lo tanto, con Indra liderando, todos fueron buscar refugio del Señor Brahma.

 

Al llegar en la morada del Señor Brahma, ellos le ofrecieron oraciones y luego le informaron de la situación. Después de escuchar esto, el Señor Brahma para relatar el problema al Señor Visnu, los condujo a Vaikuntha. Allá, con las palmas unidas en reverencia, ellos alabaron al gran salvador y el Señor de los tres mundos. Los semidioses entonces preguntaron: “Oh Señor, no sabemos quién ha causado esto.” Por favor, cuéntanos. ¿Qué luz es aquella por la cual hemos sido quemados?”

 

El Señor Visnu sonrió y amorosamente dijo: “Oh semidioses, no teman; permanezcan calmados y sin temblar. Ninguna inundación pasará ni el tiempo de la disolución universal. El asura Dambha, uno de mis devotos, está ejecutando austeridades para engendrar un hijo. Yo pronto le bendeciré y lo tranquilizaré.”

 

Motivados por esto, el Señor Brahma y otros semidioses regresaron a sus reinos.

 

El Señor Visnu fue a Puskara donde Dambha estaba ejecutando austeridades. Viendo que Dambha estaba repitiendo Su nombre, el Señor los consoló y pregunto: “¿Qué bendición usted desea recibir de Mí?

 

Dambha le ofreció sus reverencias con gran devoción y alabó al Señor repetidamente. Entonces le dijo: “Oh Señor de los señores, Oh ojos cuales lotos, mis reverencias sean para Usted. Oh Señor de Laksmi, Oh Señor de los tres mundos, por favor, sé misericordioso conmigo. Por favor, deme un hijo poderoso y valiente que sea su devoto. Será invencible a los semidioses y será el conquistador de los tres mundos.”

 

El Señor Visnu pidió a Dambha que interrumpiera su austeridad, otorgándole la bendición y desapareció. Como el Señor se desapareció, Dambha le ofreció sus reverencias hacia aquella dirección y regresó a la casa. Dentro de un momento, su esposa bendecida quedó embarazada. Ella radiaba una refulgencia que iluminaba la habitación de su residencia. El alma que vive en su vientre era Sudama, uno de los compañeros pastorcillos de Krsna quien había sido maldecido por Srimati Radharani.

 

Cuando la casta esposa de Dambha dio luz a un hijo radiante, Dambha invitó a los sabios a su hogar e hicieron los rituales pos nacimiento. Había mucha alegría y, por ser un día favorable, el padre le dio el nombre de Sankhacuda.

 

El niño se crió  en la residencia de su padre como la luna en su mitad brillante. En su infancia, él aprendió todas las tradiciones, costumbres, reglas y prohibiciones y  se volvió brillante. Participando de sus juegos infantiles, él deleitaba a sus padres y era el favorito de todos los miembros de la familia.

 

Más tarde, para obtener un favor del Señor Brahma, Sankhacuda ejecutó una austeridad en Puskara por un largo tiempo. Él concentró su mente, restringió sus sentidos y órganos de acción y cantó un mantra que su preceptor Jaigisavya le había impartido a él. Finalmente, el Señor Brahma fue a Sankhacuda para otorgar una bendición. El Señor Brahma preguntó: “Cuénteme qué favor desea.”

 

Viendo al Señor Brahma, el rey Danava le prestó reverencias humildemente e hizo alabanzas con palabras devocionales. Entonces le dijo: “Por favor, hazme invencible para los semidioses y también permítame casarme con Tulasi.

 

“Que así sea”, contestó Brahma. Luego le dio a Sankhacuda el Divino amuleto del Señor Krsna. Este amuleto, llamado Sarvamangalamaya (Conquistador del Mundo), era considerado como el más auspicioso de todas las cosas auspiciosas en el mundo, por lo cual garantiza la victoria por dondequiera.

 

Brahma continuó: “Ahora deberías irte a Badarikasrama. Tulasi Devi está ejecutando penitencias allí por su propia voluntad. Usted debería casarse con ella allí. Ella es la hija del Rey Dharmadhvaja.” Entonces el Señor Brahma desapareció.

 

Sankhacuda, cuya austeridad ahora le había dado frutos en Puskara, ató este más precioso amuleto alrededor de su cuello. Entonces, con el rostro brillando de alegría él se fue a Badarikasrama.

 

 

Leave a Reply